Nuestra Historia

Nunca es tarde para un nuevo comienzo

Ray Brougham está siempre listo para evolucionar y hacer lo que sea necesario para avanzar en su vida profesional; esta característica lo llevó a establecer Rainhouse Manufacturing Canada Ltd en 2001.

Ray Brougham – Presidente y Fundador.


Ray trabajó como mecánico industrial en la industria forestal en los 90. Aunque estaba satisfecho con su trabajo, después de algunos años de trabajar en colaboración con ingenieros, decididó que podia hacer más y obtener un título en ingeniería. Ciertamente tenía dudas sobre volver a la universidad y cambiar de profesión a sus 39 años, pero en 1995 ignoró esas dudas y se matriculó en la Universidad de Victoria para convertirse en ingeniero mecánico.



Al graduarse, Ray comenzó a compartir su espacio de trabajo con Redlen Technologies. Le fascinaba trabajar en desarrollando nuevas tecnologías para Redlen; sin embargo, cuando nuevos proyectos y contratos independientes comenzaron a tocar la puerta, Ray supo que era hora de crear su primera empresa, por lo que unos meses más tarde ese mismo año Ray estableció Prototype Equipment Design (PED).



PED comenzó en el sótano de Ray con solo un torno y su primera máquina CNC. Para 2004, el crecimiento de la empresa era inminente; por lo que se mudó a 532 William Street en Victoria, convirtiéndola en su sede durante los próximos 20 años.

El éxito de la empresa se estaba mostrando ya que tenían numerosos proyectos, nuevas asociaciones y algunos retos por el crecimiento. A PED le estaba yendo muy bien hasta que los clientes decidieron buscar fabricantes en el extranjero que ofrecieran menor costo y menor calidad. Bajo esas circunstancias, Ray tuvo que cambiar su modelo de negocio y no solo especializarse en proyectos de empresas privadas, sino también redirigir su enfoque a las industrias de marina, de defensa y en continuar construyendo fuertes conexiones interpersonales con sus clientes.



PED cambió su nombre y apariencia en 2017 cuando se transformó en Rainhouse Manufacturing Canada Ltd para con este nuevo nombre poder comunicar sus capacidades y no ser visto solo como una empresa prototipo.


Evolución de la sede central de Rainhouse hasta 2020

Sede de Rainhouse en 2010


Ray se dio cuenta de que la parte desafiante de ser propietario de una empresa no es el aspecto del mecanizado, si no mantener una buena relación con sus clientes y su equipo. Ray explica que la parte más desafiante de administrar su negocio ha sido encontrar a las personas adecuadas, y que a lo largo de los años ha aprendido la importancia de encontrar personas apasionadas que disfruten lo que hacen. Si su equipo disfruta lo que hace, se esfuerzan mas y se convierten en "la persona perfecta" para su puesto laboral. Ray siempre se ha sentido responsable de velar por 20 empleados y garantizarles un buen sueldo y un excelente ambiente laboral. Ray constantemente se esfuerza por crear un buen ambiente de trabajo y continúa asegurándose de que la pasión y el amor por lo que hace se mantengan.



En este largo y emocionante viaje Ray encontró dos aliados que comparten su visión y demuestran su pasión por lo que hacen todos los días. En noviembre de 2004, Kory Pollner fue contratado para trabajar como maquinista, donde demostró ser innovador, creativo y alguien que no tiene miedo de sobresalir. Igualmente, en agosto de 2010, Chris Lichty también se incorporó a la empresa como maquinista, el demostró dedicación a la programación CNC e increíbles habilidades para manejar personal. Al Ray ver todo el potencial y la pasión por lo que hacen, en 2019 Ray decidió ofrecer a Kory Pollner y Chris Lichty ser accionistas de la empresa, y ahora poseen el 22% de Rainhouse. Kory es actualmente el director de control de calidad y Chris es el vicepresidente de fabricación.


Ray Brougham y Kory Pollner

Rainhouse ha aguantado y superado muchos obstáculos para convertirse en un reconocido líder de la industria. Esa es una gran fuente de alegría para Ray y él cree que “Cada año, mejoramos en lo que hacemos, no significa que seamos perfectos. Cometemos errores, pero los solucionamos y eso es lo que nos hace mejores”.


Ray compartió que sigue trabajando y yendo a la oficina porque le encanta. Todavía se entusiasma con los nuevos proyectos, trabajar con clientes y alentar al equipo de Rainhouse a tener éxito haciendo lo que aman. Él cree que “cuanto más haces una cosa te conviertes mejor la haces; y ese crecimiento solo es posible con la colaboración de un gran equipo y el fortalecimiento de las cadenas de suministro en Victoria”.


Actualmente, los esfuerzos de Ray se enfocan más en el aspecto comercial que en las tareas diarias ya que el confía plenamente en que la combinación de la mano de obra talentosa de Rainhouse y los accionistas brillantes seguirán llevando la empresa al éxito aun cuando él decida jubilarse.